Evgenia Arbugaeva



Por estos últimos 5 años, la fotógrafa rusa Evgenia Arbugaeva ha estado retratando historias basadas en personajes individuales del ártico. Estas imágenes nos muestran un paisaje hipnotizante, desolado y no muy común para la mayoría de personas.


Nació en Tiksi, Rusia, su niñez influenció en su acercamiento a la fotografía. Ella descubrió el color y la luz a través de sus alrededores. Los alrededores árticos hacen que la nieve actue como un reflector gigante y hace que los colores resalten sobre el blanco de fondo.


Arbugaeva conoció la fotografía a través de su padre, quién tenía un cuarto oscuro. Ella rápidamente quedó fascinada con el proceso de revelado de la fotografía. Arbugaeva pensaba en ser pintora, pero terminó enfocándose en la fotografía luego de cursar sus estudios en Nueva York, en el Centro Internacional De La Fotografía.



Compartir historias de la comunidad en donde creció fue lo que la impulsó a volver a Tiksi luego de su graduación. Regresar después de 19 años, la hizo conectar con su niñez y conoció a la niña de 13 años: Tanya Semivelichenko, quién capturó su imaginación. El proyecto de su ciudad Tiksi tiene una alta conexión con la vida de Tanya y la retrata como si su vida fuera un cuento de hadas.