Fotografiando a modelos: ¿qué hacer y qué evitar al dirigirles?


Realizar una sesión con modelos, ya sean profesionales o no, es algo que sin duda puede suponer un reto para los fotógrafos que no estén acostumbrados. Por esta razón hemos dedicado al tema muchos artículos, incluso hemos hablado de los conflictos que a veces surgen entre fotógrafos y modelos. Pero como siempre es interesante tocar este tipo de temas vamos a ofreceros algunas claves de lo que se debe y no se debe hacer al dirigirles.

Estos consejos, por cierto, provienen de un artículo de FStoppers en el que una profesional especializada en fotografía de moda y que ha trabajado para numerosos medios de este ámbito, la fotógrafa polaca Anna Dabrowska, da una serie de recomendaciones para dirigir a los modelos que nos han parecido muy interesantes como para trasladároslas.


Según ella, es posible que uno tenga preparado todo a nivel de ubicación, diseño, iluminación, etc pero si no se consigue que el modelo tenga la expresión correcta en su rostro todo será en vano. Por eso, la misión del fotógrafo va mucho más allá de lo técnico y limitarse a pulsar el disparador; la misión del fotógrafo cuando se trabaja con modelos es también convertirse en director de actores, y para ello se puede actuar de distintas maneras.

Es posible que trates con modelos que ya tengan una gran experiencia y que apenas necesiten indicaciones sobre cómo moverse y actuar, porque conocen sus cuerpos y saben que pose es mejor para ellos y cómo lucir la ropa que llevan puesta. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones los modelos con los que trates necesitarán orientación sobre cómo comportarse, qué es lo que el fotógrafo espera de ellos y qué se quiere conseguir en la sesión de fotos. Esto, cuando se trabaja con modelos amateurs, es incluso más crucial.


Lo que puedes hacer

Adáptate a su personalidad

Del mismo modo que hay diferentes tipos de fotógrafos, también hay distintas clases de modelos, al fin y al cabo todos somos seres humanos. Puede que seas un fotógrafo muy activo, de los que llevan pilas de esas del conejito y nunca se cansan, o puede que seas un profesional tranquilo, de los que se toman las cosas con calma. Pues lo mismo pasa con los modelos, y el hecho de que sean de una u otra manera no les invalida como profesionales.