Retratos íntimos de gente con cicatrices


Quemaduras resultado de la violencia doméstica, marcas poscirúgicas... La serie 'Behind the Scars', de Sophie Mayanne, celebra la belleza de las heridas y las poderosas historias que se esconden tras ellas.

En la cultura pop cinematográfica, las cicatrices en la cara son como una abreviación del mal —un defecto que refleja la oscuridad que ese personaje guarda en su interior—. Piénsalo: está Scar, de El rey león; el Joker, de Batman; el Doctor Maligno y luego están casi todos los villanos de las películas de James Bond.

Más allá de la pantalla, parece que vemos las cicatriz como algo que aúna miedo y fascinación. ¿Qué es eso? ¿Cómo te ha pasado? ¿Te duele todavía? Ahora, si hay alguien que está tratando de acabar con los estereotipos, esa es Sophie Mayanne; la fotógrafa nacida en Cardiff y creadora de Behind the Scars, una serie de retratos que celebra la belleza que se esconde tras esas marcas y las historias de aceptación que acarrean cada una de ellas.


"Cuando era pequeña, derramé una taza de agua hirviendo sobre la mesa. Como consecuencia, me quemé el hombro izquierdo hasta el pecho y el estómago. Mi cicatriz ha estado conmigo desde que tenía 11 meses —ni siquiera recuerdo mi cuerpo sin ella—. Tengo días buenos en los que digo: "Solo es una cicatriz". Estoy segura de que todo el mundo tiene una. También tengo mis días malos, pero solo cuando conozco a alguien nuevo y se queda mirándome la cicatriz con cara de asco. Me hace pensar: "Dios mío, ¿tengo algo en mi cuerpo?". Luego recuerdo la quemadura (jaja). Llevo esta cicatriz porque es parte de mí. Es solo una cicatriz". Bintu.

"Siempre me ha interesado la individualidad", dice Sophie. "Como fotógrafo, tengo la capacidad de influir en las personas con el trabajo que creo. Podría seguir mostrando un tipo de belleza o podría ser honesto y diverso. Behind the Scars celebra cicatrices de todas las formas y tamaños, y las historias detrás de ellos. Presenta a hombres, mujeres y niños, cicatrices quirúrgicas, cicatrices accidentales... Creo que le da a la gente una idea de la capacidad de recuperación de la mente y el cuerpo humano, y reconoce los viajes de la gente a la autoaceptación y los cambios que puedes llegar a atravesar en la vida. Para muchas personas una fotografía es algo así como un trofeo del viaje en el que han estado. Las historias muestran valentía, aceptación y belleza en todas sus formas".


"Los últimos meses han sido extremadamente desafiantes ya que la condición de mi piel se ha deteriorado mucho. Desde los 18 meses de edad -cuando me diagnosticaron epidermólisis bullosa- hasta principios de este año, pude vivir una vida casi normal a pesar de mi piel, fue fácil de ocultar y fácil de administrar. Pero a principios de este año comenzó a empeorar rápidamente y ahora puedo hacer menos cosas. Mi confianza y mi autoestima han desaparecido, la mayor parte de mi día lo paso tratando mi piel o sintiendo dolor. Pero ahora más que nunca necesito recordarme a mí misma que aún soy la misma de siempre. Todavía soy bella y esta enfermedad no me define como persona. Siempre será una gran parte de mi vida, pero nunca dejaré que se apodere de mi. Es injusto que haya tan poca conciencia de ello y en muchos casos es una amenaza para la vida, así que estoy publicando esto no solo para mí, sino para todos los que sufren de esto. Debido a la falta de conocimiento, el financiamiento para ensayos e investigación es tan limitado que probablemente nunca tenga acceso a una cura. Por mucho que eso me moleste, solo espero que las futuras generaciones tengan acceso a más tratamiento y una posible cura". Maya

Los protagonistas del trabajo de Sophie van desde bebés como Faith, cuya cicatriz es testimonio de las afectuosas enfermeras y doctores que la cuidaron durante y después de una cirugía a corazón abierto, hasta Rob, a quien le cortaron la oreja en una pelea de bar. "Me esfuerzo por capturar la personalidad de la persona. Quiero que mires la fotografía, veas su sonrisa, entiendas su historia y aprendas algo. Una imagen conmovedor