La república de Chernóbil por Petr Toman


No hay nada lindo sobre Chernóbil.

Ha envenenado las mentes y los cuerpos de cientos de miles de personas y todavía sigue haciéndolo. Nadie puede detenerlo en su curso, solo el tiempo lo hará. Mientras la gente siga viviendo aquí, también lo hará Chernóbil.

Se está perpetuando envenenando el gen humano. ¿Cómo se supone que debemos combatirlo cuando se logra imponerse en la esencia misma del hombre y se ha convertido en parte de él? Corre por nuestras venas, este poderoso enemigo. Es tan peligroso desde el punto de vista médico, como lo es (si no más) para el alma humana.

Nos ha cambiado.