Gerda Taro

Gerda Taro fue una de las primeras mujeres que ejerció y gozó de reconocimiento como fotoperiodista. Su trabajo se desarrolló, sobre todo, durante la Guerra Civil Española.


Su verdadero nombre era Gerta Pohorylle y nació en Stuttgart, Alemania, el 1 de agosto de 1910. Sus padres eran judíos polacos.



Gerda era una joven que se involucró de movimientos obreros de tendencia socialista. En 1933 tuvo que refugiarse en París a causa de la persecución nazi que sufría Alemania. Fue allí donde conoció a Endre Frieddman.


Gerda y Endre comenzaron una relación sentimental que duraría hasta la muerte de la fotógrafa. Cambiaron sus nombres por Robert Capa y Gerda Taro, supuestamente inspirados en Frank Capra y Greta Garbo. Se inventaron una nueva historia personal para vivir como fotógrafos. Robert enseñó fotografía a Gerda y Gerda arregló el desaliñado aspecto de Robert.


Fotógrafa de la Guerra Civil Española


En agosto de 1936 Gerda Taro y Robert Capa llegaron a España por su cuenta y riesgo en plena Guerra Civil. Su objetivo era documentar la causa republicana para vender las fotos a la prensa francesa.



Al principio ambos fotógrafos usaron la marca Robert Capa, por lo que resulta difícil distinguir la autoría en las fotos de esa época. Después cada uno siguió su propio camino como fotógrafo de guerra y Endre se quedó con la marca, mientras Gerda empezó a firmar como Photo Taro.


Gerda Taro se convirtió en una adelantada del fotoperiodismo. Su breve trayectoria se compone casi exclusivamente de dramáticas fotos de los frentes de la Guerra Civil española. Aunque también retrata la alegría en medio del drama.



Gerda Taro y Robert Capa viajaron por los frentes republicanos españoles tanto juntos como por separado. A finales del 36 iniciaron un trabajo en el que Capa grababa con una cámara mientras ella tomaba las fotografías. Trabajaron tan estrechamente que muchos de los fotogramas de la película son similares a las imágenes tomadas por la fotógrafa.


El estilo de la última época de Gerda Taro es similar al de Capa. Ambos se diferencian en el interés por las composiciones formales que tenía Gerda. Otra discrepancia entre ellos es el grado de intensidad con que fotografían temas truculentos. Ella realiza fotografías mucho más crudas y duras que él.