La primera vez que vimos la Tierra desde la Luna

La sonda Lunar Orbiter 1 fue la primera de siete sondas de su serie que la NASA envió a nuestro satélite entre 1966 y 1967 para estudiar su terreno y su entorno de cara al diseño de las misiones Apolo. En concreto, estas naves tuvieron como misión principal la de fotografiar la superficie lunar para seleccionar lugares de alunizaje para las sondas Surveyor y para las misiones Apolo, y estuvieron equipadas con instrumentación para medir el campo gravitatorio lunar, el impacto de micrometeoritos y la intensidad de la radiación en el entorno de nuestro satélite.


La imagen cuyo 55 aniversario se cumple este año fue tomada a casi 380.000 kilómetros de la Tierra cuando la nave se encontraba en su decimosexta revolución alrededor de la Luna, a una altitud de casi 1.200 kilómetros sobre su superficie, y fue recibida en el complejo de la Red de Espacio Profundo en Madrid, en Robledo de Chavela, a lo largo de una trasmisión de 43 minutos. Aunque la imagen recibe el nombre de Earthrise, o salida de la Tierra como en un amanecer, en realidad se trata de un Earthset ya que la fotografía se tomó cuando la Tierra se estaba poniendo en el horizonte lunar.



En 2008, una versión de la imagen de mayor calidad pudo ser obtenida dentro del Proyecto de Recuperación de Imágenes de las Lunar Orbiter (LOIRP, Lunar Orbiter Image Recovery Project), dedicado a digitalizar las imágenes conseguidas por las sondas Lunar Orbiter a partir de los datos analógicos contenidos en las cintas originales. La nueva versión que hoy podemos disfrutar presenta una marcada mayor nitidez y una mayor resolución.



A pesar de que hoy en día estamos acostumbrados a ver imágenes distantes de la Tierra, su vista desde el cuerpo celeste más cercano en esta primera fotografía, aunque borrosa y en blanco y negro, es siempre un interesante motivo de reflexión acerca de nuestro verdadero lugar en el cosmos.



*Fuente:

elmundo.es