Las asombrosas imágenes de "El fotógrafo de naturaleza del año"



Las primeras imágenes publicadas de la competencia del Museo de Historia Natural capturaron algunos de los momentos más cautivadores de la vida silvestre.


Desde un mapache sacando la cabeza por un Ford Pinto de los años 70 en una granja desierta en Canadá, hasta un bebé hipopótamo que es llevado trágicamente a la muerte. Las imágenes nos muestran la dura realidad que enfrentan los animales en la naturaleza.


Más de 48.000 fotos de aproximadamente 100 países, los jueces recientemente presentaron el primer lote de fotos "altamente recomendadas" en una amplia gama de categorías.



Una foto de la categoría "comportamiento de los mamíferos" mostraba a un guepardo macho solitario atacado por una jauría de perros salvajes africanos. El fotógrafo Peter Haygarth había estado siguiendo a los perros en un vehículo en KwaZulu-Natal, Sudáfrica, cuando se encontraron con el gran felino.


Aunque los perros se mostraron cautelosos al principio, se volvieron más confiados cuando llegó el resto de su manada y comenzaron a rodear al gato, que finalmente logró huir después de unos minutos.


Otra entrada, también de la categoría Comportamiento: Mamíferos, capturó el momento en que un pingüino Gentoo, el nadador submarino más rápido de todos los pingüinos, corrió para salvar su vida cuando una foca leopardo salió del agua.


El fotógrafo Eduardo Del Álamo estaba esperando el enfrentamiento, ya que vio a la foca leopardo nadando frente a la costa de la Península Antártica cerca de donde el pingüino descansaba sobre un fragmento de hielo roto.



Momentos después, la foca saltó del agua antes de que el pingüino huyera y se metiera en el agua. La foca persiguió a su presa durante más de 15 minutos antes de finalmente atraparla y comérsela.


Quizás la imagen más impactante fue la tomada por Adrian Hirschi, que mostraba a un hipopótamo recién nacido en las fauces de la muerte. Según The Guardian, el bebé hipopótamo se mantenía cerca de su madre en las aguas poco profundas del lago Kariba, Zimbabwe, cuando un gran toro (un hipopótamo macho) se dirigió directamente hacia ellos.