Los flashes de estudio tienen una potencia muy superior a cualquier otro tipo de flash. Con ellos se pueden sacar fotos incluso en situaciones de total oscuridad. Se pueden adaptar muchos modificadores para lograr el efecto que deseemos.