Un flash de mano permite aportar más luz que el flash de cámara, y con los medios adecuados separarlo e iluminar desde cualquier dirección.