Las mochilas fotográficas son un complemento obligatorio cuando compramos nuestra cámara, ya que no deberías dejar que se golpee o pueda sufrir daños en cualquier accidente. Golpes con cualquier esquina, rayones contra ramas de árboles, una lluvia inesperada o la incomodidad de tener que cargar con la cámara al cuello o el hombro durante todo el día hace que compense gastar un poco más de dinero en una mochila o bolsa para tu cámara nueva.