Con la ayuda de un trípode es posible estabilizar la cámara y cambiar cómodamente su altura, incrementándola si es necesario más arriba de la estatura del fotógrafo. Permite fijar la cámara en cualquier posición, y evita la trepidación en el momento de oprimir el botón de disparo.