Sergio Larraín, el fotógrafo invisible